Gabriel Magaña | Si te desagrada el cambio, la irrelevancia te va a desagradar aún más

Jun/10

8

Como progresar en América Latina (Parte 3) – El hábito de la lectura

Este es un artículo en la serie de artículos sobre el progreso en América Latina:

En nuestros países no se acostumbra a leer. Leemos lo absolutamente requerido en la escuela; y aun así no leemos, porque le pedimos a nuestro amigo que nos deje copiar el trabajo.

Esto no es algo particular a los mediocres de nuestra sociedad: En México las librerías no te permiten ojear los libros, y hasta no puede uno ni ver cuales títulos están disponibles, tiene uno que pedir el libro en un mostrador por nombre a la persona atendiendo.

Todo esto es un grave problema para quien desea progresar. He mencionado que el grandísimo secreto del éxito es que no hay secreto. La clave del progreso es acción inteligente, trabajo duro, y lecciones aprendidas. Sin la lectura, y por ende, sin aprendizaje, ¿de dónde va a venir la acción inteligente? En nuestros países hay un gran vacío de sabiduría de cómo llegar al éxito. ¿De dónde va a llegar esa sabiduría para lograr: 1) Capacitarse y hacerse experto en su campo, y 2) Saber que decisiones tomar y como guiar su carrera profesional?

La respuesta es mediante le lectura. Así como usted, lector, lee este artículo, así mismo debe de leer muchas otras cosas para poder lograr el éxito. No hablo de leer en la web. Aunque es el medio por el cual probablemente esté leyendo este texto, la verdadera y profunda sabiduría se encuentra en los libros. Un libro es un pensamiento completo, una idea explicada de principio a fin, explorando los puntos relevantes a una profundidad que ningún autor de la web pueda hacerlo dedicando a esciribir una hora diaria.

La verdadera sabiduría está en los libros. ¿Está usted listo para regalarse el tiempo de aprender?

Como punto de referencia, yo le dedico tiempo a leer muchos libros. Leo un promedio de tres libros a la vez. Leo acerca de desarrollo y diseño de sistemas, negocios, de las industries en cuyos proyectos trabajo, leo libros de caricaturas humorísticas (si, ¡esos cuentan también!), leo de política, de filosofía, de superación personal, en fin, de todos los temas que me interesan leo.

Siendo ingeniero de sistemas, ¿de qué me sirve leer de cosas que no tienen que ver con mi campo directamente? De muchísimo. Puedo entablar una conversación con cualquier persona acerca de casi cualquier tema. Puedo demonstrar sabiduría básica de muchos temas complejos que no son mi campo. En otras palabras, puedo dar una buena primera impresión. En el mundo de los negocios, sea uno un jefe de empresa o un simple empleado, siempre es bueno dar la mejor primera impresión posible. Uno nunca sabe de dónde va a salir la siguiente oportunidad.

Tener el hábito de leer tiene incontables beneficios. Yo no creo que uno nazca con más inteligencia que cualquier otro, salvo a los que nacen con una deshabilitad mental. Yo creo que uno se acostumbra a aprender o a no aprender. A ser trabajador o a no serlo. A tener iniciativa o a no tenerla. A entablar conversaciones o a no hacerlo. El de la lectura es implemente otro habito que se aprende. Lo que lo hace diferente es que tener el hábito de la lectura es uno que trae beneficios fuera de proporción.

Si usted no está leyendo, si competencia si lo está.

Como comentario final, les hago esta pregunta: ¿Si usted tiene acceso a la información y escoge no absorberla cuando tiene la oportunidad, de quien es culpa si alguna día la necesita y nunca optó por simplemente tomarla? No hay hábito, en mi opinión, que valga más la pena adoptar que el de la lectura continua.

Comparte: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • email

· · · · ·

<<

>>

Theme Design by devolux.nh2.me