Gabriel Magaña | Si te desagrada el cambio, la irrelevancia te va a desagradar aún más

Jun/10

15

No todos podemos ser ingenieros

Yo creo que mi padre no lo sabe, pero una de sus anécdotas humorísticas de su experiencia en la universidad es una de mis favoritas y primeras lecciones del éxito.

Mi padre asistió a la universidad en Morelia, México. La universidad que asistió era del tipo en el cual todos los profesores eran monjes. Por consecuencia, eran muy estrictos con los estudiantes. Esto le sirvió (y continua a servirle) mucho a mi padre ya que a consecuencia, mi padre siempre hace un trabajo bien hecho en todo lo que intenta. No porque mi padre es perfecto, sino porque conscientemente hace el mejor trabajo posible en todo lo que intenta. Pero ese es otro tema.

La historia que mi padre cuenta es esta:

Cuando estudiaba matemáticas, trabajaba sin calculadora, pues no existían. Teníamos regla de cálculo, pero no nos permitían usarlas, y para el tipo de problemas que nos asignaban, ni hubieran ayudado. En un típico examen, el profesor puso el examen entero en el pizarrón, consistía de tres problemas que resolver. Podíamos usar cualquier libro o material de referencia que quisiéramos, pues los problemas no estaban en ningún libro. Así que al escribir los problemas, el profesor procedió a marcharse del salón para darnos tiempo de resolverlos. Al salir vio nuestra expresión en la cara al ver la dificultad de los problemas. El profesor nos dijo estas palabras de consuelo: Oigan, si no pueden resolver estos problemas, no se preocupen. En realidad no hay nada que temer, en serio. No pierdan sueño si no pueden resolver esto. No solo se necesitan ingenieros; alguien tiene que limpiar los baños, barrer los pisos, cargar materiales de construcción; en fin, no se preocupen en lo más mínimo. Ninguno de ustedes se va a quedar sin trabajo si no pueden resolver estos problemas perfectamente. Después del discurso motivacional, se marchó y nos dejó para contestar el examen.

Cuando me contó esta historia mi padre por primera vez, mi reacción fue típica: Que profesor tan cínico y malo. Qué bueno que ya no hay profesores así en el mundo. !Por lo menos que bueno que no me tocó ninguno así a mí!

Pero mientras más observo y más aprendo, me doy cuenta de cuanta verdad había en los comentarios fríos de ese profesor.

Todo esto puedo ver yo como verdadero en el comentario del profesor:

  • Llegar a ser “alguien” es difícil
  • Vale la pena hacerlo precisamente porque es difícil
  • Si fuera fácil, no sería extraordinario, y si no fuera extraordinario, por definición sería mediocre. Ser ingeniero (y más en esos tiempos) es ser extraordinario. Por lo tanto, no va a ser fácil.
  • ¿Para qué te estresas? Si has decidido perseguir algo que vale la pena, haces lo que se requiere. Si no, no.
  • Siempre tenemos la opción de ser mediocres. Siempre. El camino fácil (no estudiar y no resolver los problemas, por ejemplo) está siempre a la mano. Siempre es una opción. En cuanto uno desee tomarla, la toma uno.
  • Hay muchísimo espacio en el mundo para la gente mediocre. Por definición, lo mediocre está presente en todos lados y en la mayoría de la gente.
  • Si eres mediocre, está bien. No hay un imperativo de la vida que diga que uno debe de ser extraordinario. Ser mediocre es lo normal. No hay nada de malo en ser normal.
  • Por último, si deseas ser excepcional y tienes la habilidad de serlo, no te atrevas a quejarte. Has el trabajo, aprende lo que debes de aprender, aprende a ejecutar bien. No hagas excusas, y si desarrollas el hábito de hacer lo que se necesita hacer para lograr lo que quieres, hasta entonces vas a ser excepcional.

Mi padre es una persona brillante y trabajador. Alguien a quien aprecio muchísimo. No crecí con el (creo que mi madre fue demasiado independiente y fuerte para aguantar ciertas cosas, la verdad no quiero saber que causó su divorcio), pero sí crecí escuchando acerca de mi padre. Cuando por fin lo conocí bien ya de adolescente y adulto, descubrí lo mucho que me parecía yo a él (¡la genética es impresionante!), y lo mucho que él me podía enseñar. Esta simple anécdota, contada con la intención de entretener, me ha dado vueltas en la cabeza desde la primera vez que la escuché.

En muchos aspectos se volvió una de los primeros puntos de referencia del éxito para mí.

Gracias padre, por mis genes, por tu amistad, y por plantar la semilla del éxito en mi mente con esta simple historia. Y bueno, creo que también le debo de agradecer a tu profesor. Hemos todos escuchado del profesor que cambia nuestras vidas, ¿pero cuantas veces hemos escuchado del profesor que cambia la vida de los hijos del estudiante tan directamente?

Comparte: These icons link to social bookmarking sites where readers can share and discover new web pages.
  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • email

· · ·

  • Jose Rojas

    Mira te comento al respecto no se porque lo jóvenes de hoy se alarman del caso de tu Papá lo de esa época también tuvimos esa vivencia exactamente igual con examen a libro abierto y sin maestro, la educación estaba muy enfocada con objetivos a la superación, con esto hacían al alumno más independiente, más agresivo esto era con la finalidad y direccionado para que fuera aplicado hacia la apertura de un nuevo negocio para que lo iniciaras y con esto tener nuevas aperturas de fuentes de trabajo y que al día de hoy es lo mismo al ser un Universitario y terminar tus estudios debes iniciar o generar tu propio negocio y no que toques puertas esto mismo te lo explican en cualquier Universidad sea privada o de gobierno. Con comentario a los refranes, dichos son los mismos de antaño pero se requiere que se apliquen no que estén enterados y que existan. Si todos hacemos lo mismo mejoraremos nuestras actitudes y ser mejor personal y de nuestro país.

    • José, estroy muy de acuerdo contigo. Yo creo que si buscamos la felicidad personal, mientras esa felicidad se derive de algo saludable y constructiivo, todo alrededor se mejora: Familia, economía, pais, salud.

  • Pablo Antonio

    Creo que siempre se va a tener el debate de cómo las cosas van cambiando para las nuevas generaciones y de todos modos los jóvenes al final encuentran la manera de salir adelante, sin embargo, estoy de acuerdo que al menos en mi generación (tengo 23 años), somos más mimados que la generación de mis padres o abuelos.

    No apoyo las técnicas de antaño para educar a los hijos, sin embargo creo que la sociedad se fué de un extremo a otro, lo que ocasiona que por ejemplo, en mi caso, a mi me haya costado mucho trabajo darme cuenta que para llegar a la cima, primero tengo que ser humilde.

    A mi papá, que desde pequeño tuvo que trabajar para alimentar a su familia, pues ya traía ese principio desde niño. Pero yo, que nací ya en una casa y con todo lo que necesitaba a la mano, la vida me lo está enseñando a golpes.

    Saludos, muy buena publicación.

    • Gracias Pablo, en efecto estas correcto. Yo creo que ahora ya no basta para nada no tener estudios superiores. Hay una presion gigante para que la gente estudie universidad, y la verdad no todos estan listos para eso. Entonces yo creo que bajan mucho los estandares en varios aspectos: Desde el curriculum (tratar de hacer las clases mas faciles, ofrecer carreras mas generalizadas, sin tanta teoría), hasta lo que nuestras propias familias esperan de nosotros y aceptan.

      ¡Gracias por tus comentarios!

  • Grabriel,

    Gracias por compartir este articulo entiendo los puntos que mencionas.

    Cierto que no todo mundo puede ser ingeniero y vale la pena darse cuenta pronto y enfocarnos en nuestras habilidades, seguro que en el mismo grupo que estudio con tu padre hubo algunos artistas, escritores, medicos, abogados exitosos que no precisamente disfrutaban de las matematicas y menos como se ense#aban antes.

    Si entendi bien, como moraleja general respecto a la mediocridad; entender de forma personal cuales son tus fortalezas y aplicarte para sacar el mejor provecho de ellas te llevara a la autorealizacion (digamos alejarte de la mediocridad). Supongo que al indiviudo que por mas esfuerzo que puso siempre tuvo dificultad en resolver los problemas matematicos no implico que su unica alternativa seria “hacer una actividad de menos prestigio al menos de nombre” y le ayudo a enterder que probablemenmte seria un mejor medico, administrador, dise#ador, chief,futbolista, mecanico, electricista etc, etc.

    Una humilde opinion!

    Gracias!

    • Exacto. Es muy importante concentrarse de acuerdo a sus habilidades de cada quien. Antes, la dificultad era doble, en mi opinión: Muchos padres dictaban al hijo(a) que carrera estudiar, y no habia mucho de donde escoger. Ahora ya hay muchas carreras que antes eran tangentes de otras carreras, y es es bueno.

  • Ernesto

    Creo que aprender conocerse a un mismo es la parte de exito personal, y si de ahi tomamos en cuenta la perserverancia del deber ser. http://www.negocioonlinebimlatino.com

  • anderson

    AL leer el titulo sonaba algo despectivo pero la moraleja es totalmente diferente gracias por la historia

<<

>>

Theme Design by devolux.nh2.me